Órdenes de Restricción y Necesidad (Parte 3)

by | 24 de Agosto, 2023 | Blog, Bufete de abogados de inmigración criminal , Condado de Monmouth, New Jersey, Condado del océano

La División de Apelaciones concluyó con lo siguiente: Finalmente, después de denegar la FRO, el tribunal buscó imponer un requisito de distancia mínima entre las partes durante los eventos deportivos de su hijo y designar al padre del demandado como el principal punto de contacto para la comunicación futura de las partes. El tribunal tomó estas medidas, según sus propias palabras, para “prevenir futuras disputas”.

Al evaluar la necesidad del demandante de una orden de restricción según SilverEn la “segunda investigación”, nuestros tribunales llevan a cabo una evaluación de los factores legales. Un tribunal de primera instancia debe evaluar NJSA 2C:25-29(a)(1) a 29(a)(6) en el contexto de si es probable que el acusado continúe con su conducta abusiva, no si factores externos podrían frustrar sus intentos. Un tribunal que lleva a cabo una audiencia FRO no debe considerar la capacidad de terceros para proteger a una víctima de violencia doméstica de su abusador al evaluar la necesidad de protección bajo De plata "Segunda investigación".

Hay amplia evidencia en el expediente que muestra que el demandante requiere una FRO para evitar mayores abusos por parte del demandado. El acto determinante de acoso, el historial de violencia doméstica en el expediente y las violaciones de las restricciones civiles por parte del acusado nos llevan a concluir que el tribunal de primera instancia aplicó mal la ley y se equivocó al negar la FRO en este expediente.

Se revoca la decisión del tribunal de primera instancia y se remite para el ingreso de una FRO. No tenemos jurisdicción.

El acto determinante de acoso es una señal de alerta de que una FRO puede no ser necesaria. El acoso suele basarse en insultos y comportamientos molestos, en lugar de violencia física. Por otro lado, algunos acusados ​​de la FRO pueden llevar el acoso a un nivel tan extremo que justifica la emisión de una orden de restricción definitiva. Dado que una FRO requiere la pérdida de los derechos fundamentales de la Segunda Enmienda y una serie de otras sanciones importantes, los casos en los que el “acoso” por sí solo justifica una FRO deberían ser la excepción y no la norma.