Casos de cláusulas de confrontación (Parte 6)

by | Mayo 5 del 2024 | Blog, Bufete de abogados de inmigración criminal , Condado de Monmouth, New Jersey, Condado del océano

El juez Scalia concluyó con lo siguiente en la parte pertinente: Los argumentos presentados para evitar esta aplicación bastante directa de Crawford son rechazados. La afirmación de la Demandada de que los analistas no están sujetos a confrontación porque no son testigos “acusadores” no encuentra apoyo en el texto de la Sexta Enmienda ni en la jurisprudencia de este Tribunal. Las declaraciones testimoniales de los declarantes no fueron “casi contemporáneas” con sus observaciones y, si lo hubieran sido, ese hecho no alteraría el carácter testimonial de las declaraciones. No hay apoyo para la propuesta de que los testigos que testifiquen sobre hechos distintos de los observados en la escena del crimen estén exentos de confrontación. La ausencia de interrogatorio es irrelevante; un testigo que ofrece su testimonio voluntariamente no deja de ser un testigo a los efectos de la Sexta Enmienda. Las declaraciones juradas no califican como registros oficiales o comerciales tradicionales. El argumento de que los analistas no deberían estar sujetos a confrontación porque sus declaraciones son el resultado de pruebas científicas neutrales es poco más que una invitación a regresar a la decisión que desde entonces fue revocada en Ohio contra Roberts, que sostuvo que las pruebas con “garantías particulares de confiabilidad” eran admisibles sin confrontación.

El poder del peticionario para citar a los analistas no sustituye el derecho de confrontación. Finalmente, los requisitos de la Cláusula de Confrontación no pueden flexibilizarse porque hacen que la tarea de la fiscalía sea gravosa. En cualquier caso, la práctica en muchos Estados ya concuerda con la decisión de hoy, y los graves trastornos previstos por el demandado y el disidente no se han materializado.

Permitir la admisión de pruebas de oídas con “garantías particularizadas de confiabilidad” invita a los tribunales a encontrar estas garantías particularizadas. La mayoría de las decisiones probatorias tienen derecho a gran deferencia en apelación. De este modo se alentaría a los tribunales de primera instancia a agilizar los casos y no exigir la presentación de testigos que de otro modo serían necesarios. Por lo tanto, la adopción de la posición disidente de los cuatro jueces socavaría nuestro derecho fundamental de la Sexta Enmienda a confrontar a los testigos en el juicio. Todavía se permite que se relajen las reglas relacionadas con los rumores para permitir la introducción de “pruebas confiables” en las audiencias probatorias previas al juicio.