Competencia y educación forzada (Parte 2)

by | 5 de febrero de 2024 | Blog, Bufete de abogados de inmigración criminal , Condado de Monmouth, New Jersey, Condado del océano

La División Legal del Condado de Morris continuó en la parte pertinente: Sin embargo, asumiendo argumentando que se puede equiparar la constitucionalidad de la educación involuntaria con la medicación involuntaria, este tribunal rechaza que Vender permite el nombramiento de un Tutor/Tutor Ad Litem con el fin de proporcionar al acusado educación involuntaria para alcanzar la competencia. En Vender, la Corte Suprema de los Estados Unidos estableció una prueba de cuatro vertientes para determinar si es permisible la administración involuntaria de medicamentos a un acusado con el fin de restaurar su competencia. Id. en 180. “Primero, un tribunal debe determinar que importante interés gubernamental en juego. El interés del Gobierno en llevar a juicio a un individuo acusado de un delito grave es importante”. Ibíd. (énfasis en el original). “Sin embargo, los tribunales deben considerar los hechos de cada caso individual al evaluar el interés del Gobierno en el procesamiento. Circunstancias especiales pueden disminuir la importancia de ese interés”. Ibíd. In RG, la División de Apelaciones reconoció específicamente que “los tribunales de circuito han diferido sobre cómo aplicar el primer factor bajo Vender: algunos se basan en la pena máxima por los cargos para evaluar si el delito es grave; otros consideran la probable sentencia del acusado”. En segundo lugar, un tribunal debe determinar que “la medicación involuntaria significativamente más lejos esos intereses estatales concomitantes”. Vender, 539 US en 181 (énfasis en el original). El tribunal debe determinar que “la administración de los medicamentos es sustancialmente probable hacer al acusado competente para ser juzgado”. Ibíd. (énfasis añadido). En tercer lugar, el tribunal debe determinar que “la medicación involuntaria es necesario para promover esos intereses”. Ibíd. (énfasis en el original). Cuarto, el tribunal debe determinar que “la administración de las drogas es médicamente apropiado." Ibíd. (énfasis en el original).

Este tribunal ahora concluye que el Estado no ha cumplido con los dos primeros puntos bajo Vender mediante pruebas claras y convincentes. En consecuencia, este tribunal ahora rechaza Vender como autoridad para permitir el nombramiento de un Tutor/Tutor Ad Litem y para la imposición de servicios educativos involuntarios con el fin de hacer que el acusado sea competente para ser juzgado.

Otra distinción entre medicación involuntaria y educación involuntaria es que un acusado aún puede negarse a participar en la educación. Una vez que el medicamento se introduce en el cuerpo, es mucho más difícil resistir los efectos deseados.