Estatuto del cabecilla del narcotráfico (Parte 3)

by | el 25 de mayo de 2022 | Blog, Bufete de abogados de inmigración criminal , Crimen de drogas, Condado de Monmouth, New Jersey, Condado del océano

La División de Apelaciones continuó en la parte pertinente: Es importante que para los fines de nuestra decisión, el Estado reconozca que el gravamen del argumento de la defensa es que el tribunal de primera instancia no brindó la instrucción adecuada sobre lo que significa “alto nivel”. Reproducimos textualmente la respuesta del Estado a ese argumento de defensa:

En la apelación, [Burnett] alega que dado que al jurado no se le dio la definición de un elemento material, lo que significa ser de "alto nivel", la instrucción fue inadecuada. Sin embargo, eso no es verdad. “Alto nivel” se definió para el jurado no solo una, sino dos veces, y la definición misma fue tomada textualmente del lenguaje de la Corte Suprema en AlexanderVer Alejandro (definiendo “de alto nivel” como “alguien que ocupa un puesto significativo o importante en la organización y ejerce autoridad y control sustanciales sobre sus operaciones”).

Entendemos la respuesta del Estado como un reconocimiento tácito de que el lenguaje en Alexander que se cita en el paréntesis del Estado necesitaba ser leída al jurado. Pero, contrariamente a lo que afirma el Estado, ese lenguaje fue no leer al jurado. Hemos examinado el cargo de jurado presentado por el juez y llegamos a la conclusión de que nunca se le dijo al jurado que "alto nivel" significa "alguien que ocupa una posición significativa o importante en la organización y ejerce una autoridad y control sustanciales sobre sus operaciones". Más bien, el juez leyó el cargo modelo del jurado, que no contiene esta amplificación de la frase “alto nivel”.

Como hemos señalado, en el contexto específico de este enjuiciamiento, en el que no hubo un testigo que cooperara para explicar el funcionamiento interno de la red y las funciones que desempeñó cada acusado, vemos las frases “significativo o importante” y “autoridad y control sustanciales”. sobre sus operaciones” como una parte importante de la definición de “alto nivel”. Esas palabras fueron necesarias en este caso para ayudar a explicar al jurado cómo distinguir a los supervisores y superiores de los verdaderos líderes.

Si bien la Corte critica el análisis de la fiscalía, al menos algo de culpa también recae en nuestros tribunales. El Tribunal de Alexander debería haber ordenado una revisión del cargo de jurado modelo en consonancia con su opinión.